Microrrelato

Ay no Juan, mirá esa persona, ¡qué horror su apariencia! -espetaba ella señalándola con el dedo indice.

Esa costumbre tuya de estar señalando con el dedo. ¿qué te ha hecho?

¡Ay dejáme, yo veré! ¿además, qué problema hay con eso?

Simplemente una cosa: cuando señalas con el dedo índice, los tres dedos restantes te señalan a ti. Adiós. Me voy.

¡Hasta la próxima!

Sebastián Rico  

Anuncios

Microrrelato

Ves a esa persona, de lejos. Sabes que ha sido testigo de aquel conflicto en donde tú eres una de las protagonistas.

Te acercas hacia él. “Di algo”, le expresas. Luces inquieta.

“No tengo nada que decir” -te responde. Por este motivo, y caracterizado por su extrema prudencia, prefiere callar.

De repente se levanta de la silla, “que estés bien” -te dice, mientras se aleja sin dejar rastro.

¡Hasta la próxima!

Sebastián Rico 

Mini poema

Por un instante cerró los ojos mientras recitaba suavemente:

Eres como un ventarrón,

pues entras sin avisar, 

revuelcas a tu paso sin piedad

y logras despertar mi curiosidad.

¿Qué pasó acá?, solo atino a preguntar.

-¡Qué hubo!, ¿ya estás hablando solo? -le respondía su amigo jocosamente apareciéndose de sorpresa.

Vos sabes a qué me refiero.

-¿No será más bien a quién?

¡Hasta la próxima!

Sebastián Rico

 

 

 

 

Microrrelato

El día se acercaba, su ritmo cardiaco aumentaba mientas su mente divagaba.

“No voy a ser capaz”

“¿y si me pongo nervioso?”

“Hablar frente a un salón lleno de gente no es lo mío”

Había llegado el día, la hora y en ese momento estaba parado frente a un público para exponer.

“Cálmate, uno, dos, tres. Todo va a estar bien.”

Fueron pocos minutos, no más de seis, lo que duró la exposición, escuchó aplausos y un “muy bien” del coordinador.

“¡Ah!, ¿cómo la viste? al final me fue bien” -le decía a ella, su mente, la melodramática.

¡Hasta la próxima!

Sebastián Rico

Microrrelato

Su andar era pausado, firme y sin mucho escándalo.

“Me gusta que hablen mis actos” -le decía a un amigo con el que él se encontraba. Es que esa es la vida: Planificar, avanzar, caer, levantarse y volver a intentarlo”.

Ambos bebían sorbos de café mientras las goteras comenzaban a hacerse sentir.

“Va a llover” -repetían en coro.

¡Hásta la próxima!

Sebastián Rico.

Microrrelato

“Vea, escúcheme, usted es más que los demás. Ya sabe: si por casualidad cometió un error, y lo reconoce para si, por ningún motivo vaya a pedir disculpas…, ¡faltaba más! Tod@s se equivocan, menos usted. Además recuerde que es mejor juzgar y señalar que mirar hacia el interior. Y todo, absolutamente ¡todo!, tiene que ser y hacerse como usted diga, ¿oyó?”

-¡Ay dejáme en paz!, vos no tenés poder sobre mí, es más lo que me perjudicás  -expresaba J para sus adentros, pues quería silenciar a la que tanto daño le hacía: su propia soberbia, esa misma que le acaba de hablar en su mente.

¡Hasta la próxima!

Sebastián Rico

 

Microrrelato

Ambas se reencuentran después de meses sin verse ni hablar. Sus saludos son parcos (“Hola” -dice una, “Qué más” -responde la otra), cargados de tensión e indiferencia. Los silencios se expresan, las miradas son dicientes. Se evitan para no explotar mientras beben un sorbo de vino tinto. Y así transcurre la tarde, fría en el ambiente y lluviosa por el clima.

¡Hasta la próxima!

Sebastián Rico.